Un paseo por Gante: paradas imprescindibles

Un paseo por Gante: paradas imprescindibles

GANTE (4)

Gante se convirtió en la primera parada de nuestra ruta por Bélgica debido a la cercanía con la casa que habíamos alquilado. A nuestra llegada al país lo teníamos claro: recogimos el coche de alquiler en el aeropuerto de Bruselas y pusimos rumbo a esta ciudad. En menos de una hora estábamos disfrutando de un paseo por Gante. Y de todas sus paradas imprescindibles.

Aunque en principio puede no resultar tan llamativa como Brujas o Bruselas, para nosotros fue un auténtico descubrimiento. La historia de algunos monumentos, la belleza de sus canales y el ambiente que vivimos en ella nos cautivó. Tanto es así que volvimos a ella un par de tardes, de vuelta a ‘casa’ para disfrutarla más.

¿Cuáles son los imprescindibles de un paseo por Gante? Te ofrecemos unas pistas para descubrir los principales puntos de esta ciudad en un único día. ¿Comenzamos?

El castillo de Gante: la casa de los condes de Flandes

Conocido como Gravensteen, el Castillo de los condes es una de las mejores formas de comenzar un paseo por Gante. Se trata de una fortaleza que se levanta prácticamente en el centro de la ciudad y que se construyó en el siglo XII.

Lo más interesante de esta fortaleza es que está rodeada de agua por todo su perímetro. El río Lys baña las paredes de esta construcción. Fue encargada por Felipe de Alsacia, conde de Flandes. Y desde su inauguración ha sido uno de los puntos más importantes de la ciudad.

GANTE (2)

Calabozos, altas torres, salas privadas e incluso una habitación de los horrores con instrumentos de tortura componen este punto de interés turístico, en el que se accede con una divertida e interesante audioguía que va explicando todos los pormenores del espacio a los turistas.

El horario del castillo es de diez de la mañana a seis de la tarde en verano y de nueve de la mañana a cinco de la tarde en invierno. El coste de las entradas es de 12 euros por persona, aunque existen descuentos para estudiantes, grupos, etc.

Los muelles de Gante: la imagen icónica de la ciudad

Gante es una ciudad atravesada por canales navegables que dan un toque muy especial a este territorio, pues el agua, junto con la arquitectura, generan una sensación de estar dentro de un cuento de hadas.

Esta emoción es especialmente fuerte en los dos muelles de la urbe: Graslei y Korenle. En sus orillas surgen montones de terrazas en los que disfrutar de una buena cerveza belga mientras se contemplan las pequeñas barcas de turistas que surcan las tranquilas aguas de los canales.

Además, estas vías de agua son cruzadas por puentes como el de San Miguel, que son verdaderamente bonitos y ofrecen algunos de los mejores lugares para hacer fotos y llevarse un recuerdo único de la ciudad.

Por último, gracias al free tour que hicimos con Civitatis pudimos descubrir algunas de las casas y construcciones más importantes de cuantas han surgido a lo largo de la historia en torno a los canales: casa gremiales, oficinas de impuestos e incluso un antiguo burdel identificado por una curiosa decoración en su fachada. ¿sabes cuál? Dos cisnes dándose al espalda, que indican que ahí no hay amor, pero sí relaciones sexuales.

GANTE (3)

Torre Belfort: las mejores vistas de Gante

Con una altura de 91 metros, la Torre Belfort de Gante es uno de los grandes atractivos para los turistas.

Esta construcción, que sirvió tanto como elemento de vigilancia como de reloj campanario, fue levantada desde el año 1313 y ha experimentado varias reformas y remodelaciones a lo largo de los siglos.

Considerada hoy como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Torre Belfort solo hace sonar las campanas los domingos entre las once y las doce de la mañana. Actualmente está abierta a las visitas y mucha gente se atreve a subir el centenar de escaleras hasta la parte más alta de la torre para disfrutar de las impresionantes vistas de la ciudad.

El coste del acceso es de 6 euros para público general, aunque se pueden conseguir descuentos por edad. Se puede entrar de lunes a domingo de 10 a 18 horas.

Free tour por Gante

Iglesia San Nicolás: encanto gótico

La Iglesia de San Nicolás es toda una belleza del mejor arte gótico de Bélgica. Está construida sobre los muros de un templo románico. Fue financiada por los mercaderes y pescadores de la ciudad cuando esta ya era un importante puerto comercial, en torno al siglo XII.

Los especialistas utilizan el concepto ‘gótico escaldino’ para referirse a las características de la construcción, donde destaca un altar mayor de gran detalle elaborado por Nicolaas Liemaker en el siglo XVII.

Está construida junto a la Catedral de San Bavón, de manera que puede realizarse una visita conjunta. Su horario es de diez de la mañana a cuatro de la tarde. Y como ocurre en casi todos los templos de Bélgica, el acceso es gratuito.

Free tour por Gante

Catedral de San Bavón: el centro de todas las miradas

Los apasionados por el arte flamenco tienen una parada obligatoria en la Catedral de San Bavón, en Gante. El principal edificio religioso de la ciudad custodia una de las obras más impresionantes y conocidas de la historia de la pintura: La adoración del cordero místico, de los hermanos van Eyck.

Pero esto no es todo: el emperador Carlos V se bautizó en esta iglesia y fue uno de sus mayores impulsores para convertirla en uno de los centros europeos de la cristiandad.

Como suele ser habitual, el paso es gratuito, aunque sí que hay que pagar para acceder a una zona privada donde se exhibe la gran obra del arte flamenco.

En este caso, el acceso tiene un coste de 12,5 euros por persona si solo se quiere disfrutar de la pintura. En estos momentos también es posible sumar un tour de realidad aumentada por un total de 16 euros.

El horario de apertura es de 8.30 de la mañana a cinco de la tarde de lunes a sábado. Los domingos el templo abre sus puertas a la una de la tarde y cierra a las 17.30 horas.

GANTE (1)

Ayuntamiento de Gante: locura arquitectónica

Cerramos nuestro paseo por Gante con la visita a la fachada del Ayuntamiento. Esta es, quizá, la obra arquitectónica con más personalidad –o más personalidades, jaja– de cuantas hay en la ciudad.

¿A qué me refiero? La obra se ha ido haciendo en distintos periodos que abarcan más de cuatro siglos y, por tanto, cada parte de la misma responde a nuevos estilos arquitectónicos muy diferenciados entre sí.

Sin lugar a dudas, es bastante interesante para ver los cambios que hay entre el gótico, el estilo renacentistas y las construcciones más contemporáneas, así que es recomendamos pasar por ahí y dedicar unos minutos al disfrute de esta fachada.

Estos son solo algunos de los principales planes en un paseo por Gante. Patear la ciudad y descubrir sus barrios, plazas, estatuas y plazas es un plan muy enriquecedor para terminar de empaparse de una sociedad moderna, que mira al pasado con respeto y cuida de toda su tradición para que los turistas puedan disfrutarla en su máximo esplendor.

Daniel.R.V

Daniel.R.V

Concibo el viaje como una forma de entender mejor el mundo. Me apasiona
la cultura árabe y siempre estoy dispuesto a hacer las maletas para
viajar a cualquier destino... siempre que se coma bien. Porque descubrir
restaurantes, gastronomías y recetas es otra forma de conocer todos los
rincones del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De viaje con Blog
De viaje con Blog

Apasionados por los viajes, llevamos más de veinte años descubriendo el mundo. Ahora lo hacemos juntos y queremos compartirlo contigo.

Vamos a contarte lo que hemos ido descubriendo, todos nuestros rincones favoritos y qué consejos pensamos que son indispensables para disfrutar al cien por cien de todos los destinos.

Otros destinos

Comparte este post

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn