Brujas: belleza belga del norte

Brujas: belleza belga del norte

brujas (1)

Todas las personas que viajamos juntos a Bélgica coincidimos en una cosa: en belleza, ninguna de las ciudades que visitamos se acercó a Brujas. Esta población, de menos de 120.000 habitantes, ofrece un casco antiguo lleno de historia y rincones repletos de encanto.

Son muchas las cosas que hacer en Brujas, aunque consideramos que una única jornada permite disfrutar de algunos de los principales atractivos de la capital de la región de Flandes Occidental. Te contamos cuál fue nuestro itinerario y por qué merece la pena viajar a esta urbe, situada a tan solo 90 kilómetros de Bruselas.

Brujas: una ciudad de postal

Brujas cuenta con la catalogación de Patrimonio de la Humanidad, que protege su casco histórico desde el año 2000. Esto se debe a la arquitectura, así como a los canales que rodean toda esta zona.

Cabe valorar el esfuerzo de las administraciones para reconstruir la ciudad en los últimos años. La zona ha sido reconstruida en décadas recientes para recuperar el estilo arquitectónico neogótico.

Además de esto, se mantienen algunas estructuras, como uno de los ayuntamiento más viejos de toda Europa y la pequeña basílica de la Santa Sangre, una de las más exquisitas piedras preciosas de la ciudad.

A esto se suman museos, actividades de ocio para conocer a fondo la ciudad y una gran oferta de la mejor tradición chocolatera de todo el país a través de pequeñas boutiques que todavía hoy elaboran los dulces de manera tradicional.

Free tour por Brujas

Qué hacer en Brujas: nuestro itinerario

Comenzamos la visita a Brujas conociendo a fondo los principales templos religiosos. En la ciudad hay tres iglesias principales: la de Nuestra Señora y la catedral de San Salvador y la basílica de la Santa Sangre.

Después, fuimos a la Grote Markt para conocer algunos edificios civiles importantes como las casas de los gremios de la época medieval, el palacio Landhuis o la torre Belfort, situada muy cerca de este espacio.

Por último, dimos un paseo en barco por los canales, exploramos el parque Minnewater y probamos algunas de las delicias de las chocolaterías de la zona.

brujas (4)

Iglesia de Nuestra Señora

Este edificio gótico cuenta con la torre más alta del mundo construida en ladrillo. Esto hace que se pueda ver casi desde cualquier rincón de Brujas, lo que la convierte en uno de los iconos de la ciudad.

Además, tiene una preciosa Madonna esculpida por Miguel Ángel, el genio renacentista. Precisamente por ello es uno de los puntos de interés de la zona y está bastante concurrida.

Nuestra Señora fue construida en los siglos XIII y XIV y es bastante sobria. Entre los tesoros que guarda se encuentra el corazón de Felipe el Hermoso, que nació en la ciudad y que murió tan solo con 28 años.

El acceso al templo es gratuito y se puede visitar de martes a domingo de 9.30 horas a las 17 entre semana, a las 16 el sábado y a las 13.30 el domingo.

Catedral de San Salvador

La catedral de Brujas es el templo de mayor importancia en la conocida como Venecia del norte. Es la sede de la Diócesis de la zona y se mantiene casi tal y como la concibieron, en el siglo XIII, aunque su construcción se alargó hasta el siglo XIX, cuando por fin se completó la obra.

Acoge una interesante colección de pinturas del arte flamenco, tapices y algunos muebles de gran interés para los amantes del interiorismo y de las antigüedades.

Como la anterior, esta iglesia puede visitarse gratuitamente y de lunes a domingo. En este caso, de lunes a viernes y domingo de 10 a 13 y de 14 a 17.30h y sábados hasta las 15.30.

Basílica de la Santa Sangre

La perla preciosa de la ciudad fue, para nosotros, la Basílica de la Santa Sangre. Este pequeño templo está situado en una plaza muy cerquita de la Grote Markt y es impresionante desde la propia fachada.

Tras subir unas escaleras, el visitante accede a una pequeñísima fachada llena de detalles que destacan la reliquia de la Santa Sangre. Y es que en este templo se custodia, según la iglesia, un vial con algunas gotas de la sangre de Cristo. Al parecer, llegó a la ciudad en el siglo XII gracias a patrocinio del conde de Flandes.

El sitio es absolutamente hermoso y entrar solo cuesta dos euros en concepto de donativo. Se puede visitar de lunes a domingo entre las diez de la mañana y las 17.15. Si se llega en torno a las 14 horas es posible ver la propia reliquia, que es expuesta todos los días a esa hora.

¿Qué vas a hacer en Bruselas?
brujas (3)

Grote Markt

El Grote Markt es lo que en España llamamos Plaza Mayor. En el caso de Brujas, se puede disfrutar de varios edificios especialmente bonitos como las sedes de los gremios de la edad media y otros edificios neogóticos de especial interés.

Por supuesto, también está la preciosa Torre Belfort, que supera los 80 metros de altura y a la que se puede subir –si te apetece tener una panorámica única de Brujas tras subir 366 escalones–.

Paseo en barca por los canales

Los canales son el principal atractivo de Brujas. La zona centro de la ciudad está llena de estos caminos de agua que son surcados por barquitas que ofrecen una perspectiva distinta de la ciudad a los turistas.

A lo largo del centro histórico hay distintas casetas de madera donde se pueden comprar los pases para las barcas. Los paseos son de aproximadamente media hora y, durante el trayecto, los capitanes de las lanchas suelen dar algunas explicaciones sobre lo que se va viendo. El precio aproximado de estas experiencias es de menos de diez euros por persona.

brujas (2)

Los museos de Brujas

Aunque nosotros no los visitamos por falta de tiempo, los museos de Brujas parecen muy interesantes y son una opción muy valiosa si se pasa más tiempo en la ciudad o no se tiene tanto interés por las iglesias u otros edificios.

En la ciudad conviven distintos espacios expositivos. Se puede ir al museo del Chocolate, el hospital de San Juan, el museo Gruuthuse o el museo de la Patata Frita.

Estas, sumadas al disfrute de entrar en algunas boutiques de chocolate para probar exquisitos bombones, son las mejores opciones para disfrutar de Brujas por completo en una única jornada o incluso en dos, si es preciso. Para nosotros, descubrir esta ciudad fue un auténtico regalo dentro de nuestra ruta por Bélgica.

Daniel.R.V

Daniel.R.V

Concibo el viaje como una forma de entender mejor el mundo. Me apasiona
la cultura árabe y siempre estoy dispuesto a hacer las maletas para
viajar a cualquier destino... siempre que se coma bien. Porque descubrir
restaurantes, gastronomías y recetas es otra forma de conocer todos los
rincones del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De viaje con Blog
De viaje con Blog

Apasionados por los viajes, llevamos más de veinte años descubriendo el mundo. Ahora lo hacemos juntos y queremos compartirlo contigo.

Vamos a contarte lo que hemos ido descubriendo, todos nuestros rincones favoritos y qué consejos pensamos que son indispensables para disfrutar al cien por cien de todos los destinos.

Otros destinos

Comparte este post

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn