Abadía de Villers la Ville y Waterloo: una excursión cerca del aeropuerto de Bruselas

Abadía de Villers la Ville y Waterloo: una excursión cerca del aeropuerto de Bruselas

waterloo (2)

Vistas las principales ciudades (Brujas, Gante y Bruselas), además de otras excursiones, decidimos dedicar el último día de nuestro viaje a Bélgica a espacios turísticos, pero menos habituales. De todas las opciones, nos decantamos por la Abadía de Villers la Ville y Waterloo.

El primer motivo para nuestra elección es que queríamos ver, sí o sí, la abadía desde que la descubrimos. Como con nosotros venían dos adictos a la historia no podíamos dejar pasar la oportunidad de parar en Waterloo, lugar donde Napoleón Bonaparte encontró la derrota definitiva. Además, estos dos destinos nos dejaban muy cerca del aeropuerto de Bruselas, así que no teníamos que preocuparnos por la hora de regreso para devolver el coche, etc.

Así, muy temprano en la mañana nos pusimos en ruta para finalizar nuestro recorrido por Bélgica. En el GPS pusimos las coordenadas de la Abadía de Villers la Ville y Waterloo.

Abadía de Villers la Ville: caminar por la historia

La abadía de Villers la Ville se sitúa muy cerca de un municipio honónimo de la provincia del Brabante Valón. Se trata de una impresionante construcción cisterciense que data del siglo XII y que durante casi seis siglos fue uno de los centros religiosos más importante del país.

Definitivamente abandonada en el año 1796, hoy es un conjunto de ruinas que ofrecen un paseo de atmósfera muy romántica: se pueden visitar las distintas zonas de la abadía y disfrutar de algunas ‘postales’ únicas como las de la bóveda del templo, que está medio en pie.

En su momento llegaron a vivir dentro de los muros del monasterio un total de 400 personas entre monjes y laicos. Esto es solo un dato que permite hacerse una idea de la importancia del espacio, considerado lugar histórico oficial desde 1973.

waterloo (1)

Es un lugar al que ir a pasear, disfrutar de la fusión entre naturaleza y arquitectura, reflexionar sobre la erosión del tiempo y, sobre todo gozar de las sensaciones que ofrece el espacio.

Además, la abadía es un escenario perfecto para la celebración de festivales de música. Precisamente el día anterior a nuestra visita habían tenido lugar una serie de conciertos corales en distintos puntos de la abadía. Esto nos hizo disfrutar un poco menos del lugar, debido a que nos encontramos con escenario y maquinaria en algunos de los puntos más significativos del lugar.

La entrada al lugar cuesta tan solo cuatro euros y se puede ir todos los días de la semana, de diez de la mañana a cinco de la tarde.

Free tour por Bruselas

Waterloo: el lugar de una batalla única

Waterloo fue campo de batalla de la última campaña militar de Napoleón. El monarca francés, que tenía en contra a media Europa, tuvo que entregar las armas y cayó preso del británico duque de Wellington.

En la actualidad, este lugar, situado a tan solo treinta kilómetros del aeropuerto de Bruselas, se ha convertido en un espacio que rememora no solo la batalla, sino parte de la historia de la expansión napoleónica.

El memorial

Una gran colina artificial se ha levantado junto a los campos que fueron espacio para la batalla, que tuvo lugar el 18 de junio de 1815. Se llama la loma del león, porque en la parte superior hay un gran monumento con la figura de un león. Simboliza el poder monárquico y se levantó justo donde el Príncipe de Orange fue herido.

Subir el centenar de escaleras que tiene esa colina, que se fabricó con la tierra del propio campo de batalla, permite asomarse a una gran panorámica del campo de batalla.

waterloo (4)

El museo del Dominio

Junto a la colina del león se puede acceder a un museo de la batalla. Se trata de un espacio moderno, con muy pocas piezas originales y completamente interactivo. No nos pareció especialmente interesante, pero quizá si pueda resultar así para quien no conozca la historia de Napoleón o quien viaje con peques.

Lo más interesante es una sala de proyecciones en 3D que permite meterse de lleno en algunos momentos de la batalla y que sí resulta muy ilustrativa para refrescar la memoria.

El panorama

El panorama es una antigua construcción que estuvo muy de moda en Europa durante los siglos XIX y XX. Se trata de una estructura circular que cuenta con un impresionante fresco de más de 100 metros de circunferencia con detalles de la batalla.

Fue realizado en 1912 y ha sido restaurado en varias ocasiones. Desde luego, es algo curioso de ver porque permite viajar en el tiempo y ver las herramientas que los viajeros decimonónicos tenían para vivir ‘experiencias en 3D’.

waterloo (3)

La entrada a los tres museos es común y, para nuestro gusto, excesiva. Pagamos un total de 23 euros por persona por acceder al recinto. Si hubiéramos sabido lo que nos esperaba en el museo, nos habríamos conformado con ver la colina desde fuera y marcharnos antes a Waterloo, donde disfrutamos de un mercadillo dominical con recreaciones históricas de la batalla.

Villers la Ville y Waterloo son dos opciones, una más interesante que la otra, para aprovechar algunas horas antes del regreso a España, que en nuestro caso fue por la tarde. Pudimos llegar al aeropuerto sin sufrir demasiados atascos y conocer otra parte menos habitual para quien solo va unos días a Bélgica.

Free tour por Bruselas
Picture of Daniel.R.V

Daniel.R.V

Concibo el viaje como una forma de entender mejor el mundo. Me apasiona
la cultura árabe y siempre estoy dispuesto a hacer las maletas para
viajar a cualquier destino... siempre que se coma bien. Porque descubrir
restaurantes, gastronomías y recetas es otra forma de conocer todos los
rincones del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Picture of De viaje con Blog
De viaje con Blog

Apasionados por los viajes, llevamos más de veinte años descubriendo el mundo. Ahora lo hacemos juntos y queremos compartirlo contigo.

Vamos a contarte lo que hemos ido descubriendo, todos nuestros rincones favoritos y qué consejos pensamos que son indispensables para disfrutar al cien por cien de todos los destinos.

Otros destinos

Comparte este post

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn