Zaragoza: una ciudad que sorprende

Zaragoza

Zaragoza: una ciudad que sorprende

Zaragoza es una ciudad que sorprende. Ela quinta ciudad más grande de España. Pero no ha perdido para nada la sensación de reposo y tranquilidad de sus calles llenas de historia. Desde la antigua Salduie ibérica, pasando por la Caesaragusta ciudad romana y la Saraqusta árabe, la actual Zaragoza deja sentir todo su pasado en cada uno de sus rincones.

Tal vez su tesoro más conocido mundialmente sea la Basílica del Pilar.  Es el templo barroco más grande de España. En su interior podremos apreciar, además de la zona dedicada a la Vírgen María, varios frescos de Goya. El pintor pasó su infancia y adolescencia en Zaragoza y sigue muy presente en la ciudad, como demuestra la escultura que le representa frente a la Basílica.

La Basílica del Pilar se encuentra a la orilla del Ebro y resulta visible prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Esto hace que orientarte para volver a esta plaza tras perderte varias veces recorriendo las callejuelas llenas de comercios y bares sea de lo más sencillo.

Zaragoza

Muy cerca de la Basílica del Pilar encontramos la Catedral del Salvador. Lo curioso es que ambas son catedrales, siendo Zaragoza la única ciudad con dos catedrales en activo simultáneamente (en otras ciudades podemos visitar dos catedrales, pero una será el edificio “viejo” y la otra el “nuevo”).

Siguiendo el cauce del río llegaremos al Palacio de la Aljafería. Es una construcción de recreo de origen árabe que posteriormente sería convertida en fortaleza defensiva. También sede de la Inquisición. Hoy en día se encuentra dentro de los límites de la ciudad, pero conserva su exterior ajardinado y merece una visita. Es ideal para admirar tanto su fachada como las muestras de arte que a lo largo de los siglos ha ido acumulando en su interior.

Ciudad gastronómica

Tras visitar los puntos imprescindibles de la ciudad, toca recorrerla de otro modo. Y es que el turismo gastronómico en Zaragoza también merece ser conocido y disfrutado. El entramado de calles que parte de la Basílica del Pilar y conecta con la Plaza de España es conocido como El Tubo y en su interior se concentran gran número de bares y tabernas.

En esta zona te recomendamos probar distintas tapas en cada sitio y disfrutar de las terrazas, pues es una zona con muchísima vida. Recomendamos especialmente las patatas gratinadas de la taberna El Lince y las piruletas de cordero de El balcón del Tubo.

En cuanto a comida en Zaragoza, aunque en otra zona, no podemos dejar de mencionar el brunch de La Clandestina, una experiencia culinaria inolvidable -de la que hablaremos más ampliamente en otra ocasión- para la que sin duda merece reservar una mañana.

Zaragoza
Zaragoza

Pero si tras la comida nos hemos quedado con ganas de seguir descubriendo Zaragoza, aún tiene mucho que ofrecer. Especialmente interesante sería la visita al Museo de Goya, que contiene una gran colección de grabados del artista entre otras obras; el Museo del Teatro de Caesaraugusta y el Museo del Foro de Caesaraugusta; y el Acuario Fluvial de Zaragoza, construido para la Expo Zaragoza de 2008 y que es uno de os acuarios de agua dulce más grandes de Europa.

Sin duda, Zaragoza es una escapada que no podemos dejar de recomendar. Una visita tranquila a la ciudad, disfrutar de su bella arquitectura y sus siglos de historia, así como perderte por sus callejuelas y descubrir la riqueza de sus tapas harán que sólo puedas preguntarte cuándo volver. Nosotros sin duda volveremos pronto, tal vez podamos vernos por allí.

Si quieres disfrutar de una visita guiada, este Free tour es perfecto para conocer a fondo la ciudad.

Ana Villoro
deviajeconblog2@gmail.com

Viajando desde hace veinte años, voy a contarte por aquí las cosas que he ido encontrando. Los rincones especiales y los lugares menos conocidos son mi especialidad. Además, lo que más disfruto en los viajes es la gastronomía, por lo que también te hablaré de comidas imprescindibles por todo el mundo.

No Comments

Post A Comment