¿Cuál es el mejor bocadillo de calamares de Madrid?

Los mejores bocatas de calamares de Madrid.

¿Cuál es el mejor bocadillo de calamares de Madrid?

Madrid es una de las capitales europeas donde más gusto da sentarse en restaurantes y terrazas a descansar de la jornada de turismo ante un buen plato de comida. La gastronomía de la capital es rica y variada y a ella se suman otro buen montón de cocinas que elaboran platos de todas partes del mundo. Si algo destaca dentro de las cartas madrileñas es el famoso bocadillo de calamares, un bocado sencillo y rico que sorprende y gusta prácticamente a todo el que lo prueba.

Aunque en apariencia se trata de una receta más bien sencilla, hay tantas formas de prepararlo como locales en Madrid sirven el bocadillo de calamares: desde las opciones más sencillas y caseras hasta otras fórmulas que conjugan tradición y vanguardia.

En una de nuestras visitas a la capital nos empeñamos en buscar el mejor bocadillo de calamares de Madrid. ¿Lo encontramos? No tenemos claro si se nos quedó algún tesoro escondido, pero este es nuestro ranking de los tres mejores bocadillos de calamares de Madrid.

La receta clásica

Aunque hay algunas leves variaciones, la mayoría de chefs de Madrid coinciden en unos ingredientes mínimos que debe tener todo buen bocadillo de calamares.

Este plato castizo se compone de dos elementos principales: un buen calamar en aros que debe ser rebozado y bien frito ‘a la andaluza’ y pan de calidad (nada de las baguettes precongeladas que venden en la mayoría de locales hoy)

A esto, en algunos casos y según el gusto de los comensales, se le suele unir una mahonesa ligera y con sabor.

La elaboración es más sencilla que el funcionamiento de un botijo: tener el pan y la mahonesa (en caso de querer añadirlo) preparados y, tras freír correctamente los calamares, montar este bocado de la capital que vuelve locos a vecinos y visitantes.

Los mejores locales para comer el bocadillo de calamares

La Plaza Mayor de Madrid es el epicentro del bocadillo de calamares. Se trata de un plato que nació en la posguerra pues era una forma sencilla y rápida de llenar el estómago, y es precisamente en esa zona tan popular de la ciudad donde tomó mayor impulso.

Esa fuerza del bocadillo de calamares en la Plaza Mayor todavía está vigente, y es allí donde se puede comer algunos de los más ricos que probamos durante nuestra visita culinaria a Madrid.

Casa María

En la calle de la Cava alta, a tan solo 5 minutos de la Plaza Mayor, encontramos Casa María, un local que antes se encontraba en plena plaza y que ahora se ha trasladado muy cerca del teatro de La Latina, pero que continúa conservando todo el sabor de la tradición.

Por un precio absolutamente ideal se puede tomar esta típica delicia en pleno Madrid de los Austrias que es el preferido de la mayoría de guías que buscan el mejor bocadillo de la ciudad.

En este caso, apuestan por la calidad del pan, que es especialmente crujiente, y de lo calamares, que están en el top3 de los mejor fritos. En esta versión el protagonismo absoluto lo tiene la carne del animal, puesto que no lo acompañan de mahonesa.

Bocadillo de calamares de Casa María.

El brillante

Bocadillo de calamares de El Brillante.

Alguien nos dijo que si queríamos probar el verdadero y genuino bocadillo de calamares deberíamos acudir a El Brillante. Tiene varios establecimientos, pero nosotros acudimos a uno que hay cerca de la estación de Atocha.

Aunque cuestan algo más de 5 euros, lo cierto es que vale todos los centimos que pagamos por él. Para empezar, ¡son gigantes y los llenan generosamente de calamares! Pero hay más: están exquisitamente cocinados y son sabrosos hasta el extremo. Nos los sirvieron sin mahonesa, pero vimos que había gente que los pedía con ella. ¡Cuestión de gustos!

Arriba

Algo distinto y vanguardista es el bocadillo de calamares que ofrecen en Arriba. Realmente se aleja por completo del concepto castizo habitual, puesto que cambian la forma de todos los ingredientes y además incluye otros.

En primer lugar, el pan que utilizan es el famoso pan bao, una especie de masa cocida muy suave. Además, los calamares no están rebozados e incluye una mayonesa de tinta y algunas verduras.

Aunque no es un verdadero bocadillo de calamares, sí que es un bocado ideal. ¡Y es que el lugar ha sido incluso reconocido por la famosa Guía Michelín! Merece la pena buscarlo y probar esta aventura culinaria tan diferente.

Bocadillo de calamares de Arriba.

Más sabor a Madrid

Aunque los bocadillos de calamares son la forma más rápida, sencilla y barata de probar las recetas típicas de la ciudad, Madrid es mucho más: sus cocidos, los famosos callos y otros platos forman parte del recetario habitual de los locales de la ciudad. Así que lo mejor es perderse varios días en Madrid y probar todos los locales de comida tradicional que se pueda. ¡Es uno de los mejores planes para visitar esta capital gastronómica! Si quieres que te lo den hecho, esta ruta de tapas por Madrid es una excelente opción para no perderse bocado.

Carlo Velpu
deviajeconblog@gmail.com

Viajero empedernido, amante de todas las culturas y adicto a la aventura. En este blog quiero mostrar destinos, tours e ideas para disfrutar de cualquier ruta.

No Comments

Post A Comment